En el centro penal de mujeres de Ilopango, San Salvador, tanto niños como niñas están con sus progenitoras hasta los 5 años (en encierro)